HISTORIA DE LOS LIBROS DE ORO DE LAS TERTULIAS DE PINTORES Y ESCULTORES VALENCIA

HISTORIA DE LOS LIBROS DE ORO DE LAS TERTULIAS DE PINTORES Y ESCULTORES VALENCIA

SEGUNDA PARTE (1957-1984)

14,00 €
IVA incluido
En stock
Editorial:
NAU LLIBRES.EDITORIAL
Año de edición:
Materia
Arte Obras Generales
ISBN:
978-84-16926-89-3
Páginas:
160
Encuadernación:
Rústica

u003cpu003eEn las tertulias participaban a menudo también periodistas, intelectuales, artistas extranjeros de paso, críticos de arte, fotógrafos, lo que les confería mayor notoriedad y a los contertulios un contacto con la sociedad a través de los correspondientes artículos, entrevistas e imágenes en los periódicos. Posiblemente, por sus características y composición, estos encuentros semanales de artistas resultaban más concurridos en comparación con los de otras agrupaciones, verbigracia el Grupo Parpalló o el Centro de Estudios Norteamaricanos.u003c/pu003eu003cpu003eEn concreto, los “Libros de Oro” de Manuel Real Alarcón dejaban constancia documental de cada tertulia. De las páginas de estos Libros, las escritas eran menos numerosas que las otras, llenas en cambio de retratos, dibujos y también, pegados a los folios, recortes, fotos, catálogos, invitaciones, etcétera.u003c/pu003eu003cpu003eEn la citada publicación, relativa a los primeros tres “Libros de Oro”, Real Alarcón añadió también la lista de los retratos (páginas, retratados, autores), de los otros dibujos presentes (páginas, títulos, autores) y de las fotografías y otros documentos pegados (páginas, documentos) presentes en cada Libro. Lastimosamente, de los siete borradores aquí publicados, estas listas las unió sólo a los textos de los Libros IV° y VI°. Es de suponer que él las hizo también de los restantes cinco Libros, olvidándose por alguna causa de juntarlas a los textos que me confió en febrero de 1988.u003c/pu003eu003cpu003eReal Alarcón era, no sólo el promotor y el animador de “sus” tertulias, sino también el “notario” de las mismas, en las cuales participó casi siempre, llevando consigo el Libro de Oro todavía no completado de la serie y material para pintar o dibujar. En sus ausencias, las tertulias se quedaban sin “cronista”, pues raramente lo sustituyó en esa tarea algún contertulio.u003c/pu003e