TESTIMONIOS Y FRAGMENTOS / RETORICA A ALEJANDRO

TESTIMONIOS Y FRAGMENTOS / RETORICA A ALEJANDRO

25,00 €
IVA incluido
Disponible en 1 semana
Editorial:
GREDOS EDITORIAL
Año de edición:
Materia
Clásicos latinos y griegos
ISBN:
978-84-249-2782-0
Páginas:
306
Encuadernación:
BOLSILLO MAYOR - CARTONE
Colección:
BIBLIOTECA CLASICA GRIEGOS/LATINOS
25,00 €
IVA incluido
Disponible en 1 semana

En una sociedad abierta, compleja y en constante transformación como era la Grecia del siglo IV a.C., la retórica adquirió una importancia capital. Y es allí donde este arte alcanza, de la mano de los sofistas, su edad adulta. Pero la retórica requiere una técnica, y necesita maestros. Uno de ellos fue Alcidamante de Elea, sofista discípulo de Gorgias y acérrimo rival de Isócrates, que consideraba preferible el arte de la improvisación frente al discurso escrito. Alcidamante fue muy conocido y comentado en la Antigüedad, aunque de él sólo se ha conservado un conjunto de fragmentos, de extensión y temática variable, fundamentales para conocer su obra y su figura. También enseñó retórica Anaxímenes de Lámpsaco, quien escribió, en la segunda mitad del siglo IV a.C., la Retórica a Alejandro, el manual sobre esta disciplina más antiguo que ha llegado hasta nosotros y que, hasta el siglo XIX, se atribuyó a Aristóteles, en cuyo corpus se nos ha transmitido. Y si bien hoy no caben apenas dudas sobre la autoría de esta obra, los puntos de contacto con el Estagirita son mumerosos. La Retórica a Alejandro resulta interesante no sólo por su antigüedad, sino también por el tratamiento novedoso y profundo que hace de esta disciplina, hasta el punto de que influyó en gran medida en la literatura posterior. Alcidamante y Anaxímenes son, en resumen, una clara muestra del impresionante desarrollo que vivió la retórica en la Grecia Clásica.