APOLOGETICUS

APOLOGETICUS

EN DEFENSA DE SU TRADUCCIÓN

14,00 €
IVA incluido
Disponible en 3-4 días
Editorial:
ESCOLAR Y MAYO EDITORES
Año de edición:
ISBN:
978-84-16020-06-5
Páginas:
168
Encuadernación:
Rústica
Colección:
BABELICA HERRAMIENTAS
14,00 €
IVA incluido
Disponible en 3-4 días

El Apologeticus constituye una encendida defensa de la traducción latina del Salterio hebreo, que Giannozzo Manetti llevó a cabo en el marco de un ambicioso proyecto encargado por el pontífice Nicolás V: verter al latín todos los textos sagrados desde sus originales hebreo y griego. La versión de Manetti ni siquiera llegó a ver la luz, lo que no impidió que aparecieran numerosos detractores que argumentaban la futilidad de tal empresa ante la existencia de las dos versiones anteriores de San Jerónimo, una sobre el texto de la Septuaginta, otra sobre el original hebreo. La gran aportación de Manetti radica en que aplica el concepto de tipología textual a la teoría de la traducción. Frente a los planteamientos de Leonardo Bruni y otros humanistas del momento, Manetti defiende la necesidad de que el traductor se adapte a la particular idiosincrasia de los textos religiosos y filosóficos, a partir de una vía intermedia entre las versiones ad verbum y ad sensum.

El Apologeticus constituye una encendida defensa de la traducción latina del Salterio hebreo, que Giannozzo Manetti llevó a cabo en el marco de un ambicioso proyecto encargado por el pontífice Nicolás V: verter al latín todos los textos sagrados desde sus originales hebreo y griego. La versión de Manetti ni siquiera llegó a ver la luz, lo que no impidió que aparecieran numerosos detractores que argumentaban la futilidad de tal empresa ante la existencia de las dos versiones anteriores de San Jerónimo, una sobre el texto de la Septuaginta, otra sobre el original hebreo. La gran aportación de Manetti radica en que aplica el concepto de tipología textual a la teoría de la traducción. Frente a los planteamientos de Leonardo Bruni y otros humanistas del momento, Manetti defiende la necesidad de que el traductor se adapte a la particular idiosincrasia de los textos religiosos y filosóficos, a partir de una vía intermedia entre las versiones ad verbum y ad sensum.