EL ARTE DE LA RESURRECCION

EL ARTE DE LA RESURRECCION

PREMIO ALFAGUARA 2010

18,00 €
IVA incluido
Disponible en 48h
Editorial:
ALFAGUARA EDITORIAL
Año de edición:
Materia
Narrativa española e Iberoamericana
ISBN:
978-84-204-0603-9
Páginas:
253
Encuadernación:
CUARTO - RUSTICA
Colección:
18,00 €
IVA incluido
Disponible en 48h

Premio Alfaguara de Novela 2010 «Por primera vez y después de muchos años, algo nuevo y original en la literatura latinoamericana.» Magazine Litteraire Domingo Zárate Vega comenzó a advertir formas apocalípticas en las nubes y a acertar en la predicción de pequeños desastres. Tras la muerte de su madre, se hace ermitaño en el Valle de Elqui, donde descubre, a través de una visión, que él es nada menos que la reencarnación de Jesucristo. Cuando en 1942 se entera de que en la oficina Providencia vive una prostituta que venera a la Virgen del Carmen y que además se llama Magalena, sale a buscarla con el propósito de que sea su discípula y amante, y juntos divulgar la inminente llegada del fin del mundo. El desierto chileno y las oficinas salitreras castigadas por el sol son los hostiles parajes donde el iluminado, más conocido como el Cristo del Elqui, causará revuelo entre los lugareños con sus prédicas santas. Personajes grotescos y entrañables, sermones afiebrados e inverosímiles milagros son los elementos con que Hernán Rivera Letelier construye esta inolvidable crónica de una época y una geografía únicas en una prosa llena de humor y surrealismo.

Personajes grotescos y entrañables, sermones afiebrados e inverosímiles milagros son los elementos con que Hernán Rivera Letelierconstruye esta inolvidable crónica de una época y una geografía únicas en una prosa llena de humor y surrealismo. El arte de la resurrección fue la ganadora del Premio Alfaguara de novela 2010.Domingo Zárate Vega comenzó a advertir formas apocalípticas en las nubes y a acertar en la predicción de pequeños desastres. Tras la muerte de su madre, se hace ermitaño en el Valle de Elqui, donde descubre, a través de una visión, que él es nada menos que la reencarnación de Jesucristo.Cuando en 1942 se entera de que en la oficina Providencia vive una prostituta que venera a la Virgen del Carmen y que además se llama Magalena, sale a buscarla con el propósito de que sea su discípula y amante, y juntos divulgar la inminente llegada del fin del mundo.El desierto chileno y las oficinas salitreras castigadas por el sol son los hostiles parajes donde el iluminado, más conocido como el Cristo del Elqui, causará revuelo entre los lugareños con sus prédicas santas.