EL GABINETE DEL ALQUIMISTA MUERTO

EL GABINETE DEL ALQUIMISTA MUERTO

20,90 €
IVA incluido
Disponible en 48h
Editorial:
DESTINO EDICIONES
Año de edición:
Materia
Narrativa española e Iberoamericana
ISBN:
978-84-233-4930-2
Páginas:
528
Encuadernación:
CUARTO - RUSTICA
Colección:
ANCORA Y DELFIN
20,90 €
IVA incluido
Disponible en 48h

París es una fiesta y las luces de la Belle Epoqueáalumbran la vida nocturna de Montmartreáy Pigalle, barrios de moral relajada y libre circulaciónáde absenta y opio. Pero es en un bulevaráseñorial, apartado de callejuelas y tugurios,ádonde aparece el cadáver degollado de monsieuráBonancieux. No hay pistas, ni móvil aparente,ápese a que el caballero tenía una pasiónásecreta: escondía un laboratorio de alquimistaáen su domicilio y vivía dedicado a la búsquedaáde la piedra filosofal. La primera incógnita es eláparadero del ama de llaves de la víctima, desaparecidaásin dejar rastro. Y respecto a los vecinos,á+por qué hay quien no menciona sus tratosácon el difunto? +Qué oculta la vizcondesa yápor qué su ahijado, Ulises, se lanza a investigarápor su cuenta? +En qué consistían las prácticasáesotéricas de Bonancieux y por qué susácuadernos son tan codiciados? +Y qué pintaáen todo esto un artista español con contactosáen el inmueble y también entre el lumpen másáselecto de París?áEn un entramado de falsas apariencias, fórmulasáoscuras y deseos inconfesados haciaálos bienes ajenos, hay dos cosas seguras: laáprimera, que un hombre puede revelar muchasásorpresas después de muerto y, la segundo,áque nadie llega a saber quiénes son en realidadásus vecinos.

París es una fiesta y las luces de la Belle Époque alumbran la vida nocturna de Montmartre y Pigalle, barrios de moral relajada y libre circulación de absenta y opio. Pero es en un bulevar señorial, apartado de callejuelas y tugurios, donde aparece el cadáver degollado de monsieur Bonancieux. No hay pistas, ni móvil aparente, pese a que el caballero tenía una pasión secreta: escondía un laboratorio de alquimista en su domicilio y vivía dedicado a la búsqueda de la piedra filosofal. La primera incógnita es el paradero del ama de llaves de la víctima, desaparecida sin dejar rastro. Y respecto a los vecinos, ¿por qué hay quien no menciona sus tratos con el difunto? ¿Qué oculta la vizcondesa y por qué su ahijado, Ulises, se lanza a investigar por su cuenta? ¿En qué consistían las prácticas esotéricas de Bonancieux y por qué sus cuadernos son tan codiciados? ¿Y qué pinta en todo esto un artista español con contactos en el inmueble y también entre el lumpen más selecto de París? 

En un entramado de falsas apariencias, fórmulas oscuras y deseos inconfesados hacia los bienes ajenos, hay dos cosas seguras: la primera, que un hombre puede revelar muchas sorpresas después de muerto y, la segundo, que nadie llega a saber quiénes son en realidad sus vecinos.