LA SOCIEDAD ADQUISITIVA

LA SOCIEDAD ADQUISITIVA

21,00 €
IVA incluido
Disponible en 3-4 días
Editorial:
ELBA EDITORIAL
Año de edición:
Materia
Economía obras generales
ISBN:
978-84-945524-1-0
Páginas:
224
Encuadernación:
BOLSILLO
Colección:
21,00 €
IVA incluido
Disponible en 3-4 días

Casi un siglo después de su primera edición La sociedad adquisitiva (1920), en su día el único libro de un autor vivo que fue incluido por la Universidad de Chicago en la lista de los setenta y dos libros más infl uyentes de la civilización occidental, sigue siendo un clásico de la teoría tradicional de los derechos de propiedad. En él se muestra cómo, si bien tenía su razón de ser en las condiciones de sencillez económica en que se formuló, dicha teoría ha acabado siendo la causa principal de las defi ciencias morales del capitalismo, que incita al poder económico eximiendo a quienes lo poseen de cualquier responsabilidad social, y que propició la desigualdad, el derroche y la lucha de clases a los que se vio abocado el siglo xx. Como alternativa a esta separación de los derechos de propiedad de la obligación de proporcionar un servicio útil a la sociedad, su autor sugiere que tanto éstos como la organización industrial deberían basarse en el principio de función; esto es, que las remuneraciones y los honores deberían estar vinculados al cumplimiento de funciones y servicios con un valor social y que la industria debería funcionar como cualquier otra profesión, con los códigos ontológicos y las limitaciones al benefi cio correspondientes. Este libro merecería el honor de ser considerado un clásico aunque sólo fuera por haber descubierto el vasto continente temático del carácter injusto y absurdo de la escala de valores vigente en la sociedad industrial. Pero tiene, además, el mérito de haberse adelantado a los tiempos, con la mirada nítida del pionero que observa nuevos fenómenos, y nos invita a observar nuestro presente con el mismo rigor y la misma esperanza.

Casi un siglo después de su primera edición La sociedad adquisitiva
(1920), en su día el único libro de un autor vivo que
fue incluido por la Universidad de Chicago en la lista de los
setenta y dos libros más infl uyentes de la civilización occidental,
sigue siendo un clásico de la teoría tradicional de los derechos
de propiedad. En él se muestra cómo, si bien tenía su razón
de ser en las condiciones de sencillez económica en que se
formuló, dicha teoría ha acabado siendo la causa principal de
las defi ciencias morales del capitalismo, que incita al poder
económico eximiendo a quienes lo poseen de cualquier responsabilidad
social, y que propició la desigualdad, el derroche
y la lucha de clases a los que se vio abocado el siglo xx.
Como alternativa a esta separación de los derechos de propiedad
de la obligación de proporcionar un servicio útil a la sociedad,
su autor sugiere que tanto éstos como la organización
industrial deberían basarse en el principio de función; esto es,
que las remuneraciones y los honores deberían estar vinculados
al cumplimiento de funciones y servicios con un valor social
y que la industria debería funcionar como cualquier otra
profesión, con los códigos ontológicos y las limitaciones al benefi
cio correspondientes.
Este libro merecería el honor de ser considerado un clásico
aunque sólo fuera por haber descubierto el vasto continente
temático del carácter injusto y absurdo de la escala de valores
vigente en la sociedad industrial. Pero tiene, además, el mérito
de haberse adelantado a los tiempos, con la mirada nítida del
pionero que observa nuevos fenómenos, y nos invita a observar
nuestro presente con el mismo rigor y la misma esperanza.