LA TABERNA ERRANTE

LA TABERNA ERRANTE

14,00 €
IVA incluido
En stock
Editorial:
ANTONIO MACHADO LIBROS
Año de edición:
Materia
Narrativa extranjera
ISBN:
978-84-7774-387-3
Páginas:
288
Encuadernación:
Rústica
Colección:
MACHADO LECTUS

A lo largo de estas páginas, un par de proscritos hacen rodar por toda Inglaterra, huyendo de la justicia, el último barril de ron de la isla después de que un decreto gubernamental haya ordenado el cierre de todas las tabernas en nombre del ecumenismo y el entendimiento entre culturas. Allí donde los fugitivos se detienen y abren la espita del barril, enseguida cristaliza una sociedad en miniatura, como una perla alrededor de un grano de arena. La gran carcajada que truena juguetona en "La taberna errante" es la manera de G. K. Chesterton (1874-1936), el descomunal escritor inglés, de identificar y conjurar una amenaza. Chesterton, autor de "El hombre que fue Jueves" o "El Napoleón de Notting Hill", siempre se defendió a risotadas, porque le hacía mucha gracia no ser Dios y tener que conformarse con ridiculizar los errores y disparates de sus enemigos. +Y qué terrible peligro revela, pues, la irresistible comicidad de esta novela de dignos borrachines vagabundos? +El Islam? +La abstinencia? +El arte abstracto? Desde luego, "La taberna errante" es un formidable, hilarante alegato contra el vegetarianismo y la abstinencia, lo que ya es desafiante en un mundo monstruosamente higiénico en el que los asesinos de masas se preocupan por su silueta y el negocio farmacéutico amarga y abrevia la vida de los otrora risueños, saludables y respetables barrigones. Pero el asunto es todavía más serio. Cuando Chesterton defiende el ron, defiende en realidad las tabernas, y cuando defiende las tabernas, defiende en realidad algo mucho más universal y razonable que el ecumenismo y el entendimiento entre culturas: defiende la sociabilidad. El ecumenismo separa a los hombres; las tabernas son los lugares comunes donde se encuentran. "La taberna errante" narra este conflicto "civilizacional" -como está en boga decir hoy- entre una cultura de vínculos y una cultura de místicos, entre la raza de los racimos y la raza de las esferas. En su "Autobiografía", Chesterton advertía lúcidamente sobre el único destino que cabía esperar si los proscritos eran derrotados y se cerraban las tabernas: "se ciernen ya en el horizonte vastas plagas de esterilización o higiene social, aplicadas a todos y que nadie impone". Era 1934.

A lo largo de estas páginas, un par de proscritos hacen rodar por toda Inglaterra, huyendo de la justicia, el último barril de ron de la isla después de que un decreto gubernamental haya ordenado el cierre de todas las tabernas en nombre del ecumenismo y el entendimiento entre culturas. Allí donde los fugitivos se detienen y abren la espita del barril, enseguida cristaliza una sociedad en miniatura, como una perla alrededor de un grano de arena. La gran carcajada que truena juguetona en "La taberna errante" es la manera de G. K. Chesterton (1874-1936), el descomunal escritor inglés, de identificar y conjurar una amenaza. Chesterton, autor de "El hombre que fue Jueves" o "El Napoleón de Notting Hill", siempre se defendió a risotadas, porque le hacía mucha gracia no ser Dios y tener que conformarse con ridiculizar los errores y disparates de sus enemigos.
¿Y qué terrible peligro revela, pues, la irresistible comicidad de esta novela de dignos borrachines vagabundos? ¿El Islam? ¿La abstinencia? ¿El arte abstracto? Desde luego, "La taberna errante" es un formidable, hilarante alegato contra el vegetarianismo y la abstinencia, lo que ya es desafiante en un mundo monstruosamente higiénico en el que los asesinos de masas se preocupan por su silueta y el negocio farmacéutico amarga y abrevia la vida de los otrora risueños, saludables y respetables barrigones. Pero el asunto es todavía más serio.
Cuando Chesterton defiende el ron, defiende en realidad las tabernas, y cuando defiende las tabernas, defiende en realidad algo mucho más universal y razonable que el ecumenismo y el entendimiento entre culturas: defiende la sociabilidad. El ecumenismo separa a los hombres; las tabernas son los lugares comunes donde se encuentran. "La taberna errante" narra este conflicto "civilizacional" -como está en boga decir hoy- entre una cultura de vínculos y una cultura de místicos, entre la raza de los racimos y la raza de las esferas. En su "Autobiografía", Chesterton advertía lúcidamente sobre el único destino que cabía esperar si los proscritos eran derrotados y se cerraban las tabernas: "se ciernen ya en el horizonte vastas plagas de esterilización o higiene social, aplicadas a todos y que nadie impone". Era 1934.

Otros libros del autor

  • EL HOMBRE QUE ERA JUEVES
    CHESTERTON, G. K.
    Maestro de la paradoja y de la argumentación, dotado de un finísimo sentido del humor, G. K. Chesterton (1874-1936) cultivó los más diversos géneros y renovó el relato policiaco con la creación del personaje del Padre Brown, el sacerdote convertido en detective que resuelve con ingenio e imaginación los más difíciles enigmas. Aunando la intriga del género policiaco, ...
    En stock

    10,00 €

  • EL CANDOR DEL PADRE BROWN
    CHESTERTON, G. K.
    Inspirado en un amigo del autor, el personaje del padre Brown -el sacerdote que oculta un insólito conocimiento del mal y de la condición humana tras su aspecto anodino, su inseparable paraguas y sus eternos paquetes de papel de estraza- es el protagonista de estas singulares aventuras en las que el autor une en el ámbito de la narración policíaca su humor peculiar, sus do...
    En stock

    11,50 €

  • ORTODOXIA
    CHESTERTON, G. K.
    Es éste, sin lugar a dudas, uno de los libros másrepresentativos de G. K. Chesterton y probablementesu mejor ensayo. Una especie de autobiografíaespiritual y vagabunda que completa loiniciado en su libro Herejes, de 1905 (Acantilado,2007). Optimista y polémico, perspicaztour de force hacia una filosofía del asombroagradecido y de la libertad mental y emocional,este libro e...
    En stock

    22,00 €

  • EL HOMBRE QUE SABIA DEMASIADO
    CHESTERTON, G. K.
    Para Jorge Luis Borges, que no dejó nunca de leerlo y admirarlo, Chesterton fue un incomparable inventor de cuentos fantásticos: «Pienso que Chesterton es uno de los primeros escritores de nuestro tiempo y ello no sólo por su venturosa invención, por su imaginación visual y por la felicidad pueril o divina que traslucen todas sus páginas, sino por sus virtudes retóricas...
    En stock

    9,50 €

  • TEMPERAMENTOS
    CHESTERTON, G. K.
    Las dos grandes obsesiones de Chesterton, el arte y la religión, se reúnen en esta colección de ensayos que nacieron como reseñas literarias. El primer ensayo, dedicado a William Blake, nos da la pauta de lo que pretende Chesterton, reunir biografía con ensayo, descripción con reflexión. No solo repasa la vida y la obra del más singular de los artistas ingleses, sino qu...
    Disponible en 3-4 días

    16,00 €

  • ALARMAS Y DIGRESIONES
    CHESTERTON, G. K.
    En esta colección de artículos publicados en el periódico inglés Daily News entre 1908 y 1910, Chesterton-el maestro de la paradoja y de la digresión-se desliza con fluidez de lo cómico a lo reflexivo a través de sus observaciones sobre los temas más diversos: la poca atención que los poetas han prestado a un manjar como el queso, la confusión mental de los futuristas...
    Disponible en 48h

    14,00 €