PIELES ROJAS

PIELES ROJAS

ENCUENTROS CON EL HOMBRE BLANCO

22,00 €
IVA incluido
Disponible en 3-4 días
Editorial:
EDAF
Año de edición:
Materia
Historia de América y Asia
ISBN:
978-84-414-3594-0
Páginas:
320
Encuadernación:
CUARTO - RUSTICA
Colección:
DESPLEGABLES
22,00 €
IVA incluido
Disponible en 3-4 días

Una visión de conjunto sobre los primeros encuentros de los europeos (o de sus descendientes) con los nativos americanos, desde Ponce de León, Narváez, Soto y Coronado hasta Vancouver, Malaspina, Lewis y Clark, revela que el primer contacto de los exploradores blancos con los indígenas había cambiado notablemente con el paso del tiempo. Las expediciones de $ nales del siglo XVIII y principios del siglo XIX, no son ya las violentas partidas de soldados conquistadores que van a apoderarse de cuanto de valioso pueda haber en los países de los ½salvajes+, sino grupos de ilustrados y aparentemente pací$ cos exploradores, que pretenden llevar a cabo su misión cientí$ ca sin entrar en con% icto con los naturales, y que solo hacen uso de la fuerza cuando ven en peligro su vida. Sin embargo, a la larga, tanto si el primer contacto había sido pací$ co como violento, los resultados son los mismos. Tras la visita de los blancos, en un periodo de tiempo mayor o menor, según las diversas circunstancias, los indios han tenido que emigrar, o han sido desposeídos de grandes partes de sus territorios y viven subordinados a los blancos, y en el peor de los casos, han sido exterminados.

Una visión de conjunto sobre los primeros encuentros de los
europeos (o de sus descendientes) con los nativos
americanos, desde Ponce de León, Narváez, Soto y Coronado
hasta Vancouver, Malaspina, Lewis y Clark, revela que el primer
contacto de los exploradores blancos con los indígenas había
cambiado notablemente con el paso del tiempo.
Las expediciones de $ nales del siglo XVIII y principios del siglo
XIX, no son ya las violentas partidas de soldados conquistadores
que van a apoderarse de cuanto de valioso pueda haber en los
países de los «salvajes», sino grupos de ilustrados y
aparentemente pací$ cos exploradores, que pretenden llevar a
cabo su misión cientí$ ca sin entrar en con% icto con los naturales,
y que solo hacen uso de la fuerza cuando ven en peligro su vida.
Sin embargo, a la larga, tanto si el primer contacto había sido
pací$ co como violento, los resultados son los mismos. Tras la
visita de los blancos, en un periodo de tiempo mayor o menor,
según las diversas circunstancias, los indios han tenido que
emigrar, o han sido desposeídos de grandes partes de sus
territorios y viven subordinados a los blancos, y en el peor de los
casos, han sido exterminados.