48 BRAZADAS

48 BRAZADAS

SOLO TU MARCAS TU HORIZONTE

16,90 €
IVA incluido
Disponible en 3-4 días
Editorial:
PLANETA EDICIONES
Año de edición:
Materia
Deportes y ocio
ISBN:
978-84-08-11207-5
Páginas:
240
Encuadernación:
CUARTO - RUSTICA
Colección:
BIBLIOTECA WALTER RISO
16,90 €
IVA incluido
Disponible en 3-4 días

48 brazadas por minuto. Ese es el ritmoáque necesita alcanzar el nadador y aventureroáMiquel Sunyer para lograr sus objetivos;áentre otros, ser el segundo españoláen lograr la mítica y compleja hazaña denominadaáTriple Corona, tres pruebas deánatación en aguas abiertas, sin traje deáneopreno y que consiste en cruzar el canaláde la Mancha, rodear la isla de Manhattanáy atravesar el canal de Catalina.áEn 48 brazadas, el autor narra sus logrosápersonales y comparte sus valores,ásus retos y sus objetivos: la preparaciónáfísica y mental, el trabajo constante enáequipo, mantener la motivación como motorávital y tener muy presente que lo importanteáno es querer ganar a los demás, sinoásuperarse siempre a uno mismo y encontraránuestro propio ritmo en la vida.

Cuarenta y ocho brazadas por minuto, ni una más ni una menos, técnica física y actitud mental a la vez. Para el nadador y aventurero Miquel Sunyer es un límite infranqueable. La clave que le permite resistir horas y horas en el mar, vencer la baja temperatura del agua, las corrientes, la fatiga, los miedos..., y, finalmente, conseguir el objetivo: llegar al otro lado del océano.Fascinado por las hazañas de héroes de la natación y pioneros como Matthew Webb o Montserrat Tresserras, Miquel Sunyer se enfrenta, sin traje de neopreno, a la mítica Triple Corona, las tres pruebas de natación en aguas abiertas más duras del mundo: cruzar el canal de la Mancha ?el Everest de los nadadores?, rodear la isla de Manhattan y atravesar el canal de Catalina, en Los Ángeles.48 brazadas narra la historia de un hombre normal que hace cosas extraordinarias. Miquel Sunyer detalla su lucha cotidiana, comparte sus valores y sus retos: la preparación física y mental, el trabajo constante en equipo; revela cómo afronta los miedos y el fracaso, y, sobre todo, cómo mantiene, a pesar de las dificultades, la motivación. Para Miquel el secreto es no dejar nunca de luchar, tener muy presente que siempre hay un punto más alto al que llegar y que lo importante no es perseguir la victoria, sino superarse a uno mismo.